Cuidado con los castillos hinchables en días de viento.

Cuidado con los castillos hinchables en días de viento.

En ocasiones hemos oído hablar o visto en las noticias, accidentes relacionados con los castillos hinchables en días de viento, hinchables que han salido volando mientras niños jugaban en su interior, por eso debemos de tener cuidado con los castillos hinchables en días de viento..

A pesar de que el alquiler de castillos hinchables es una actividad divertida, también hay que tener en cuenta de que es una actividad que conlleva un cierto riesgo, riesgo que cumpliendo una serie de medidas de seguridad se pueden evitar.

Reduce el riesgo de accidente en días de viento. Recomendaciones.

Lo primero que hay que tener en cuenta al contratar un castillo hinchable es la condición climatológica. El tiempo se puede consultar por ejemplo en varios portales de internet donde nos indican si va a llover, si va hacer viento, que cantidad de viento… para estar seguros el día de la celebración.

El uso de estructuras hinchables no pueden ser utilizadas al aire libre con rachas de viento superiores a los 40 kilómetros por hora. Con un viento de 15 km/h ya pueden ser  movidos.

El cliente no puede caer en el error, de que si en el día de cumpleaños de su hijo (por muy importante que sea el día) no se puede montar, montarlo. O dejarse aconsejar de que con un par de cuerdas el castillo está seguro.

El viento es el mayor causante de accidentes en estructuras hinchables. A pesar de que un castillo hinchable pese mucho cuando esta sin montar, al hincharlo su peso se ve reducido tres cuartas partes del mismo, por lo que podemos decir que un hinchable en uso pesa poco.

También como cliente, han de tener en cuenta que cuando contratan un hinchable, a parte de deber cumplir con las normas de la UE, deberán fijarse que el juego hinchable en su parte inferior deberá contar con sujeciones para ser anclado.

La normativa establece, que los juegos hinchables deben tener un sistema de anclaje para su fijación al suelo de forma segura, siendo anclados en al menos en 6 puntos del mismo.

El sistema de anclaje a utilizar puede ser la utilización de lastres, fijación mediante piquetas al suelo, o anclaje a puntos fijos como por ejemplo una farola, un coche, un monumento (punto fijo que el aire no vaya a mover).

Dentro de la gama de hinchables, podemos encontrar diferentes tipos como los básicos o los toboganes. En días en los que haga viento y el cliente tenga duda de qué modelo contratar, podemos decir que los toboganes, al tener mayor altura son más propensos a ser desplazados que los básicos, que suelen ser más bajitos.

Los accidentes ocurridos hasta ahora, han sido provocados por las condiciones meteorológicas adversas pero también debido a la falta de control y vigilancia del contratado o por un exceso de niños en el juego.

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario